Uso de la jícara

La jícara es un elemento básico en la santería por razones culturales. Las jícaras fueron las soperas originales donde nacían los santos.

La jícara (Igba) es uno de los implementos más utilizados por los religiosos. La jícara es la mitad de un Güiro seco que se ha limpiado de su pulpa, se ha puesto a secar y luego se parte a la mitad. La jícara (Igba) es la “vajilla” de la religión. En ella se toma agua o aguardiente y se tienen a mano para tener esto servido en caso de una ceremonia, rezos o inclusive cuando a los “Caballos” (Médiúms), ya sea de Eggun o de Orisha, se les sirva agua o aguardiente. Siempre debes tener jícaras de diferentes tamaños, para cubrir tus diferentes necesidades. El Babalawo y Olorisha las usan también cuando utilizan los oráculos y colocar dentro de ellas, los instrumentos de adivinación. Inclusive las pinturas rituales se hacen en jícaras, aunque hoy en día, ya muchos las hacen en platos.

 

Tenían otros usos como:

para colocar los cocos, los caracoles, el agua y en general para cualquier ritual de palería y de santería siempre estaba presente este cómodo y útil elemento natural, puesto que proviene de un árbol. Además la jícara, que en algunas culturas se le llama “totuma”, era un instrumento de cocina indispensable, en ella se servía el café y el chocolate en los momentos de tertulia familiares. Es por esto que se ha conservado como tradición su uso; recordemos que la santería es una religión que basa su estructura en los elementos de la naturaleza.

You may also like

Leave a comment