Sesiones de adivinación

El futuro siempre ha sido una fuente de preocupación para la gente. Esta es la razón principal por la que los hombres han hecho todo lo posible para identificar métodos que permitan conocer con anticipación la ocurrencia de eventos.

Tradicionalmente, la adivinación es considerada como el arte “oculto o divino” de mirar en el futuro o en lo desconocido. La etimologia de “adivinar” viene del latin divinare, predecir por intercesion de lo divino.

 

Sortilegio, proviene de «se tortis» (suerte) y «legis» (lectura), o sea el arte de leer las señales que aparentemente suceden antes de un evento, conocido no como el arte adivinatorio, sino como el arte de interpretar los sucesos futuros mediante las señales que actúan en el presente.

Así en el concepto de sortilegio, pues, estarían incluidas todas las mancias. Entre ellas cabe destacar, por su relevancia social, la cartomancia o tarotismo —adivinación mediante el uso de naipes de juego u otros diseñados a tal efecto—; la quiromancia o lectura de la palma de la mano; la cafemancia o adivinación mediante la lectura de los posos del café u otras infusiones; y la cleromancia en el carácter o personalidad del autor de un manuscrito, puede también considerarse una forma de sortilegio.

Para desarrollar un sortilegio, por lo tanto, un adivino se encarga de interpretar ciertos signos que, supuestamente, tienen lugar antes de un acontecimiento. Esto hace que diversas prácticas puedan incluirse dentro de la noción de sortilegio, como distintos tipos de “lecturas” (de las líneas de la mano, las cartas, la borra del café, etc.). Cabe mencionar que en la actualidad el término sortilegio se suele utilizar como sinónimo de hechizo; en su lugar, para referirse a las prácticas de adivinación se prefiere la palabra videncia.

*Más información en Centro Esotérico Odduará.

You may also like

Leave a comment